Corte Suprema rechaza recurso y ordena al Hospital San José pagar indemnización por falta de servicio

Categoría de nivel principal o raíz: Sentencias judiciales Categoría: Sentencias de la Corte Suprema Publicado: Lunes, 08 February 2016 Escrito por Comunicaciones Consumidores Asociados

La Corte Suprema condenó al Complejo Hospitalario San José a pagar una indemnización de $8.000.000 (ocho millones de pesos) a un paciente que recibió una tardía y deficiente atención en el centro asistencial, en 2011.

En fallo unánime (causa rol 9900-2015), la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Pedro Pierry, Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Carlos Aránguiz y Alfredo Pfeiffer– rechazó el recurso de casación presentado por la parte demandada en contra de la resolución dictada el 1 de julio de 2015, por la Corte de Apelaciones de Santiago, que ordenó al hospital indemnizar a René Vilches Machuca, por considera acreditada la falta de servicio que lo afectó.

La Corte Suprema condenó al Complejo Hospitalario San José a pagar una indemnización de $8.000.000 (ocho millones de pesos) a un paciente que recibió una tardía y deficiente atención en el centro asistencial, en 2011.

En fallo unánime (causa rol 9900-2015), la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Pedro Pierry, Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Carlos Aránguiz y Alfredo Pfeiffer– rechazó el recurso de casación presentado por la parte demandada en contra de la resolución dictada el 1 de julio de 2015, por la Corte de Apelaciones de Santiago, que ordenó al hospital indemnizar a René Vilches Machuca, por considera acreditada la falta de servicio que lo afectó.

El fallo

"Efectivamente, como se dice por el a quo la Administración del Estado incurre en falta de servicio, en el evento de no prestarlo, hacerlo tardíamente o con errores. En el caso, conforme a la prueba rendida en autos y examinada en los considerandos precedentes, lo hizo con error, desde que no sólo permitió el egreso de un paciente que presentaba los síntomas agravados en relación con su ingreso –estado febril– sino que, además, con un diagnóstico que se alejaba completamente de la realidad –síndrome facetario lumbar–diagnóstico que pudo acercarse a la verdadera dolencia, no sólo con una resonancia nuclear, sino a través de las gestiones mínimas en orden a intentar detectar la real causa del dolor, la que debió asociarse necesariamente con la inflamación que presentaba uno de los dedos del paciente. La pretendida disminución del dolor, al egreso, carecía de relevancia si se considera que se le habían suministrado analgésicos, cuyo efecto propio es la reducción del dolor en el afectado", sostiene el fallo.

Resolución que agrega: "En dichas condiciones, es decir, disponer el egreso de un paciente con estado febril y sólo con analgésicos, resulta, a lo menos, equivocado, aun cuando se le haya indicado el regreso en el evento de agudizarse la sintomatología, la que en su momento se había exacerbado y motivado la concurrencia del afectado al centro de salud demandado en procura de la atención necesaria. Dicha equivocación no admite excusas, ni ha sido desvirtuada por el demandado, quien se ha limitado a aseverar que carecía de la infraestructura precisa al efecto, cuestión que resulta de mínima importancia y no sustenta la disposición de egreso de un enfermo en las condiciones ya anotadas, el que, por lo demás, pudo ser ingresado para un mayor y mejor análisis de sus síntomas. Debe anotarse que el demandado se yergue como garante de la salud del demandante, atendidas las capacidades y técnica que se presumen en los profesionales que realizan la atención pertinente, sin perjuicio del mayor o menor flujo de pacientes, circunstancia que, por lo demás, la superan con el tiempo de espera que se determina conforme a la gravedad de los usuarios".

"Por consiguiente –continúa–, la falta de servicio acreditada conduce a la indemnización pertinente, en la medida que entre la misma y el resultado dañoso exista la necesaria relación de causalidad. Sin embargo, en el caso, se hace necesario, primeramente, examinar la demostración del perjuicio, el que no resultó acreditado, bastando para arribar a esa conclusión ponderar la escasa prueba aportada al proceso, ya relacionado, inidónea al efecto, ya que, aunque pudiera estimarse como tal el costo de la atención en otro centro asistencial, no se ha probado la cuantía de ese daño".

Fuente: Web Poder Judicial

Visto: 1776

Buscador en Consumidores Asociados