Canal Youtube de Consumidores Asociados

Esperanza Restucci en Rancagua, pudo ser mejor

Categoría de nivel principal o raíz: Nuestras opiniones Categoría: Consumo Cultural Publicado: Domingo, 03 September 2017 Escrito por Comunicaciones Consumidores Asociados

Una serie de errores de producción y puesta en escena, transformaron lo que pudo ser una memorable presentación en algo más parecido a una audición de busca talentos. Sólo que se trataba de Esperanza Restucci, intérprete ligada a la música desde la cuna, que tiene marcados atributos para convertirse, porque extrañamente aun no lo es, en una estrella de la interpretación popular.

Presidente de Consumidores Asociados.
 
La página del Teatro de Rancagua prometía una Noche de Boleros, a cargo de Esperanza Restucci, desde las 20:30 horas del viernes 1 de septiembre, pero tuvimos algo distinto, a ratos defraudante, por una serie de errores de producción y puesta en escena.
El currículo de Restucci incluye una variada experiencia interpretativa que mostró en el escenario, aunque con cierta escasez de repertorio. Así que haber titulado como Noche de Boleros fue un error, pues prometía algo que en rigor no fue y omitió lo que podía ser si consideramos que la interpretación de "Alfonsina y el mar", que no es un bolero, fue lo mejor de la noche y el sentido bis demandado por el público. Les compartimos ese precioso momento en una grabación que conseguimos por ahí.
 
 
Bastaba revisar la trayectoria de Esperanza en sitios como MúsicaPopular.cl o ver alguno de sus escasos videos en Youtube, para esperar una noche de calidad interpretativa, que la cuidada voz de Restucci cumple a cabalidad. A ratos, su trayectoria por distintas tendencias, incluida la lírica, le juega en contra con pequeños detalles del fraseo, que en vivo se notaron, a lo menos, un par de veces, especialmente al volver a entrar después de los solos del tecladista, Lautaro Quevedo, que la acompañaba.
 
A su edad, aunque luce jovial, Esperanza exhibe carencias en el manejo del escenario, con poca movilidad y falta de dominio en su comunicación con el público. Ella es simpática y agradable, pero no sabe manejar el micrófono para dirigirse al público y su padre, el mandolinista Antonio Restucci, tampoco lo hace mejor.
 
Lo anterior, sin perjuicio que, como nunca, se notó la ausencia de un maestro de ceremonias en el teatro. Esto hubiese ayudado a evitar una serie de errores en el manejo del programa, con salidas y entradas de los músicos que el público no entendió, como el amago de cierre del espectáculo, el que, como es tradicional, debe ser impedido por los aplausos de un público que no captó que la presentación se acababa.
 
Así, luego de la repetición de dos temas y antes de los 90 minutos, con atraso en el inicio incluido, terminó el espectáculo, con Esperanza Restucci tratando de dar un último adiós con un micrófono que, intempestivamente, fue apagado.
 
Comentario aparte merece la falta de una adecuada y oportuna publicidad para garantizar un marco de público acorde a la categoría de Restucci. La productora a cargo se farreó a la artista y su excelente acompañamiento musical. O quizás, aquí no hay productora y estamos entonces ante la ausencia de profesionales en el manejo de artistas.
 
Dejando de lado los detalles de la puesta en escena, es claro que estamos, indudablemente, ante una artista con un despliegue vocal delicioso y una potencialidad enorme. Sinceramente, tengo la Esperanza de ver a Restucci, de nuevo, en toda su plenitud.
Visto: 325

Buscador en Consumidores Asociados